sábado, 28 de mayo de 2011

Elena, mi Mamá y la oportunidad de bloggear


Aunque prometí no comprar un sólo libro más hasta no leer al menos la mitad de los que compré el año pasado, al encontrar este libro no pude evitar querer leerlo: "El diario de Elena".

Elena Desserich fue una niña que a sus 6 años de edad, está en ese bajo porcentaje de niños que sufren de un cáncer en el cerebro en el mundo. Sus padres documentaron sus vivencias desde el día en que se enteraron de la peor noticia de sus vidas hasta cuatro días después del peor día de sus vidas, y ese día a día quedó escrito en un diario.

Y qué tiene que ver Elena con que Claudia Berbeo quiera bloggear ahora ... ¿y con su mamá?

Pues muchos saben que antes trabajaba en un centro de investigación, muchos más que ahora lo hago en un Ministerio que adoro y que me apasiona, pero lo que pocos saben es que ya pasé por el día más triste de mi vida y que a lo que le temo más en mi vida, es a no aprovechar el tiempo y expresar lo suficiente el amor que tengo por mis seres queridos.

27 de abril de 2003, un día oscuro, un día que recuerdo como el día del silencio absoluto, tal vez porque cuando aquello pasó, mis oídos "se nublaron" y mis ojos "no escucharon" nada más. No entendía lo que me decían, no escuchaba palabras de consuelo ni pésame ni ánimo, nada. Sólo sabía que había quedado mucho por decir, sólo escuchaba el silencio de una madre que ya no habló más, sólo veía los ojos cerrados del ser más adorado del mundo. Y eso era todo.

Así como Elena, mi Mamá fue una heroína, una mujer que duró más de 15 años en una cama y siempre sonrió. A veces cuando me quejo por una gripa o por algún dolor de cabeza, la recuerdo y me da pena de mi misma, cuántos dolores sintió ella y cuántos calló para no preocuparnos, apenas respiraba profundo.

Hoy voy en la página 138 de 235 que tiene el "Diario de Elena" y cada vez me cuesta más leerlo, pero en cada lección que traen las palabras de los padres de este angel, yo recuerdo mil más de la propia vivencia de mi familia, en especial, de las vivencias que compartimos con mi Padre, quien trabajó duro para sacar a sus tres hijos adelante para que fuéramos alguien en la vida y que lo lográramos por nosotros mismos. Mi Papá trabajó, cuidó y le dió muchos más años de vida a mi mamá de los que una enfermedad como la que finalmente la venció, normalmente permiten.

Elena revivió muchos sentimiento en mí. Mi mamá también tiene un diario, a decir verdad, tiene varios porque durante todos los años que duró enferma escribió y escribió. Tengo 7 libros guardados como un tesoro, donde está la vida de mi familia de su puño y letra, hasta cuando la pudo escribir. Me cuesta verlos, aún no tengo el valor para leerlos pero sé que algún día no sólo los leeré sino que los transcribiré para compartir tantas enseñanzas y garantizar que este legado perdure en el tiempo.

Entonces que hago acá. Llevar el mensaje. Aprovechar cada instante de vida. Dar valor al tiempo, ver y actuar, tener voz, no dejar todo en pensamientos y opiniones al aire, ¿si se puede cambiar el mundo? ... digo: ¡SI se puede cambiar el mundo!

Es por esto que después de pensarlo varias veces, intentarlo otras tantas, hoy decido retomar este Blog e invitar a todos a pensar en nuestro legado, en qué queremos dejar (y eso se construye día a día) a nuestros seres queridos, a nuestros amigos, a TODOS los seres humanos porque aún si no nos conocemos, nuestras palabras pueden impactar la vida de cualquier persona, y esto es una gran oportunidad pero también es una gran responsabilidad.

Es por esto que ahora les comparto algunas de las frases del Diario de Elena que he subrayado y que más me han impactado:

  • Cada foto es un relato de tiempo felices, pero nunca tomamos suficientes fotos.
  • Los dolores del día de hoy se esfumarán en medio de aquellos que descubramos mañana.
  • La normalidad también es un regalo.
  • Esto nos enseña a dar gracias por lo que ya tenemos. Aunque tal vez nunca sea bastante, es lo que necesitamos.
  • Solamente queremos tiempo, ése es el único regalo que no puedo comprar.
  • No podía dormir. Y no es porque estuviera cansada o porque las preocupaciones no me dejaran, sino porque ahora el sueño me parece una pérdida de tiempo.
  • Ahora tenemos mucho más de qué pensar pero mucho menos de qué preocuparnos.
  • Hoy es simplemente hoy y mañana está demasiado lejos.
  • La esperanza es la eterna promesa.
  • ¿Cómo vivir cuando uno sabe lo que sabe?
  • "Un tiempo" no significa lo mismo que ayer y espero que algún día signifique "toda la vida".
  • ¿Puede una persona cambiar el mundo?
  • Esa es la realidad, el tiempo NO da espera, NO se repite.
  • Los amigos no tienen que ser iguales para entenderse. A veces son las diferencias las que hacen funcionar una amistad.
  • Ese bello momento. Me siento tan temeroso que no quiero que comience. Claro: si nunca comienza, nunca termina.
  • Incluso una semana puede significar toda una vida.
  • Muchas veces registramos las "últimas" cosas en lugar de celebrar las "primeras" veces.
  • Hace 135 días, nuestras vidas cambiaron para siempre.
  • Lo que antes parecía clave, hoy nos parece trivial y lo que antes era una prioridad ahora nos parece una distracción.
  • La esperanza adopta muchas formas.
  • Un héroe o una heroína es alguien que representa la quintaesencia de la fortaleza, el coraje, la integridad y la capacidad para hacer lo imposible. 
  • Ya no tenemos miedo.
  • La muerte es parte de la vida, no un final.
  • Todos los días vemos la vida como un regalo y consideramos cada momento como una oportunidad.

Entonces querido lector, ¿cuál va a ser tu legado?

Les comparto una de mis joyas, la última foto de "los cinco", la Familia Berbeo Calderón completa ... bueno, los seis incluyendo a Pulgas ;).




Con cariño y amor para todos.

2 comentarios:

  1. Mi Clau... Desde el 4 de marzo de 2008 siempre he estado muy orgulloso de ti, de todo lo que has logrado. He compartido contigo, me he perdido del mapa por meses y he visto como durante todo este tiempo, tu mamá se ha convertido en tu inspiración y tu motivo para continuar.
    Tú ya estás dejando tu propio legado y una huella en quienes te conocemos, te conocemos y te queremos y seguramente, ella también está muy muy orgullosa de ti. Adelante!

    ResponderEliminar
  2. Seguramente tu mamá está muy orgullosa de tí como lo estamos quienes ahora hacemos parte de tu vida como amigos. Que lindo legado estás dejando tu en nuestro camino enseñándonos a dar, a dar y a dar. Un abrazo grande, yo espero encontrar pronto mi legado...

    ResponderEliminar